GEOCACHING, he conseguido mi primer «caché»!

Después de dos intentos frustrados, el pasado domingo  me vestí de detective de incógnito y juntamente con unas buenas amigas, nos fuimos de geocaching;  es decir,  nos lanzamos a la búsqueda de tesoros por el centro de  Barcelona.  Nuestro primer intento, no dio sus frutos, pero finalmente, conseguimos encontrar un tesoro, muy buen escondido cerca de la Catedral.

Mi primer "caché" encontrado

La tarea no fue fácil, ya que tres de nosotras éramos inexpertas en el tema y, al ser domingo, estábamos rodeadas de geomuggles.

Geocaching es un juego basado en la geocalización que combina un perfil web, un dispositivo gps y una aventura sobre el terreno.  Se trata de encontrar  ‘caches’, o lo que es lo mismo, objetos escondidos por otros en medio de la ciudad, en el campo, entre bosques, montañas o  océanos, con la ayuda del gps y las pistas de otros usuarios.

Las dos plataformas web más populares en donde localizar los ‘caches’ antes de salir en su búsqueda  son  OPENCAHING Y GEOCACHING. Para jugar en España es más recomendable la segunda ya que  mueve muchas más personas y muchos más cachés a encontrar.

Orientarse

Los ‘caches’ pueden ser de diferentes tamaños. En la ciudad suelen ser pequeños  o incluso muy pequeños y hace falta ir con los ojos bien abiertos para encontrarlos sin que los otros paseantes, que están fuera del juego y conocidos  como geomuggles, descubran nuestras intenciones.  Una vez encontrado el tesoro, debemos firmar, volverlo a dejar en su lugar y firmar en la página web para dejar constancia de nuestro  éxito.

Plan de ataque

El juego es potente en sí mismo y nos remite a la esencia de gratuidad propia de la actividad lúdica y a la necesidad de juego del ser humano. Juega el que esconde el tesoro y juega el que lo busca. Y el juego comienza en cuanto aceptas el reto de pensar e imaginar que objeto vas a esconder o vas a buscar,  donde esconderlo o donde buscarlo, cuando hacerlo sin ser visto, en secreto. En geocaching juegan todos.

Buscar sin rendirse

Las posibilidades son infinitas tanto des del punto de vista estrictamente lúdico, como des del punto de vista educativo, del marketing  diferencial, de la comunicación. Una prueba más de la gamification que vivimos.

Así que si vais por la calle y veis a alguien teléfono en mano, haciéndose el despistado y mirando en lugares extraños… podéis estar seguros, estáis cerca de un “cahé”.

Si queréis saber más de los comienzos de este juego que nace sobre el año 2000, podéis encontrar más  información  aquí.

 

 

(Visited 125 times, 1 visits today)

1 Comment

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.