Sin actitud lúdica no hay maravillas

–Dedicado a IPA Argentina

El pasado diciembre IPA Argentina organizó un evento virtual titulado el «Derecho al juego: Aportes y reflexiones para jugar lo cotidiano«, en el que IPA España, asociación que presido, tuvo la oportunidad y el honor de participar. Esta es una de las cosas que facilita el hecho de pertenecer a una asociación internacional: la cooperación entre países en la que todos aportamos y nos enriquecemos de la experiencia y conocimientos del otro, en un intercambio que más que sumar, multiplica.

En este caso, nuestra aportación ha sido una reflexión sobre la actitud lúdica y la necesidad de ejercitarla.

Si has leído el post anterior (“Jugar no es optativo”), puedes ir directamente al minuto 1.09’ de este video, porque ya sabes que defino la actitud lúdica, como el estado de ánimo propio de la persona que juega, que transciende la actividad de juego para convertirla en una actitud vital.

Y esta actitud vital la he concretado en 10 comportamientos básicos que son imprescindibles para cualquiera de nosotros si queremos ser verdaderos facilitadores del juego, ya seamos mamás, papás o educadores. 

Lo sabemos: solo se transmite lo que se contiene. Difícilmente podemos transmitir y contagiar el juego si no lo contenemos. Pero la actitud lúdica también es necesaria para cualquier persona que quiera mantenerse sana mental, emocional y, yo diría incluso, espiritualmente.

Estoy hablando de:

1. Actuar con libertad. Espontáneamente. “En” y “con” confianza. Superando el miedo a ser juzgados.

2. Vivir en el presente. Ni en el pasado ni en el futuro. Estar en el ahora y el aquí.

3. Tener iniciativa. Tomar decisiones. Arriesgándonos y, a cambio, confiando en nuestro saber, experiencia e intuición.

4. Superar el miedo a equivocarse. Porque miedo, hay, y es bueno que así sea, pero sin que nos paralice o nos empequeñezca.

5. Vivir las dificultades como un reto. Qué diferente es tener problemas a tener retos. Incluso cambia la postura de nuestro cuerpo.

6. Implicarnos con pasión. Dándolo todo, como cuando nos implicamos del todo en el juego

7. Tratar los objetos y las ideas de manera no convencional. Es decir, poner nuestra creatividad al servicio del reto, arriesgándonos a equivocarnos y superando el miedo a ser juzgados.

8. Abrazar la incertidumbre. Tan difícil cuando nos aferramos al control y tan fácil cuando vamos aprendiendo a dejar ir

9. Cultivar el asombro. Viviendo cada día como si fuera el primero.

10. Disfrutar de la belleza. Sabiendo descubrirla a nuestro alrededor.

Por supuesto, todo esto no se consigue en un día. Tenemos cada día para entrenar la actitud lúdica. Porque, tal como lo lees, ¡la actitud lúdica se entrena!

Te dejo aquí el mismo regalo que hice a IPA Argentina: ¡el ludómetro!, que te ayudará a tomar la temperatura de cada uno de estos comportamientos, para así poder concentrarte en ejercitar aquellos que, en cada momento, te hagan más falta.

Algunas ideas para la preparación:

  • Identifica a tu alrededor la actitud lúdica al menos en cinco ocasiones: momentos, lugares, fotografías, anuncios…, a los que el juego se asoma.
  • Busca una, dos o tres tareas susceptibles de convertirse en juego. Escoge una y… ¡a por ella!
  • Sonríe. Ponte una buena sonrisa y no te la quites en todo el día ¿Cuántas sonrisas conseguirás despertar?
  • Ahora… ¡sigue tú!

Te dejo aquí el enlace a los microvideos del evento, donde puedes dejar tus Me gusta, así como comentarios, reflexiones y ¡propuestas lúdicas! La suma de todas nuestras aportaciones multiplica el conocimiento. ¡Gracias por compartir el juego!

(Visited 69 times, 1 visits today)

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.